Viernes Creativo 10 de Junio de 2016

12:34:00 Vanesa Sanmartín 0 Comments





Cierro los ojos y su voz me susurra una y otra vez esa maldita palabra. No tardó mucho en conseguir que se disolviese en mi cerebro y tomase su control por completo. Intento resistirme sin éxito alguno. Mis manos comienzan a moverse solas. Me siento como fuera de mi cuerpo. Contemplo perpleja como lo rodean y van tomando su forma . A medida que se funden con él, mi respiración se agita a una velocidad vertiginosa. 
De pronto tomo de nuevo el control, pero ya es tarde. Ya no siento la sangre palpitar bajo mis dedos. Los abro con espanto y por ultima vez oigo susurrar esa maldita palabra: "Mátalo"

0 comentarios: