Reseña: Los Sueños de la Tinta Mágica

9:42:00 Vanesa Sanmartín 3 Comments




Hoy voy a hablaros del libro “Los sueños de la tinta mágica” de María Martínez Diosdado. Está publicado por la editorial Leilibros y tiene 163 páginas.

Es un libro diferente a los que estoy acostumbrada a leer, porque no es una novela sino una recopilación de cuentos y relatos, que se dividen en cinco grupos diferenciados:

El primer grupo lleva el título del libro “Los sueños de la tinta mágica” y es una recopilación de  Cuentos infantiles. En ellos la autora nos hace reflexionar sobre la importancia de la empatía y de los buenos sentimientos hacia los demás. Todo ello a través de las figuras de Lía, Don Elefante, la tortuga Elen y el Hada de la Buena Voluntad.
Entre estos cuentos, María también nos recuerda la importancia de la recogida de tapones de plástico para los niños enfermos, cuyos padres no tienen los suficientes recursos para adquirir las cosas que sus hijos necesitan para tener una mejor calidad de vida como pueden ser sillas especiales o elevadores. Hecho en el que yo misma también incido, porque es algo que no nos cuesta nada, hoy en día hay muchos puntos de recogida y debemos pensar lo que agradeceríamos nosotros ese gesto si nos encontrásemos en una situación así.

“Cuenta la leyenda, que una vez existió sobre la tierra el Hada de la Buena Voluntad. Tenía el poder de concederte todos tus deseos. Eso sí, cada cosa que quisieras la logra­rías a través de un reto, que ella misma se encargaría de valorar si debía ser pequeño o grande, según de grande o pequeño fuera el deseo. Y con la incertidumbre de no saber, exactamente, de qué tamaño sería su reto, aunque sabía que grande era su deseo, se encaminó Elen a conocer al Hada de la Buena Voluntad.” (Extracto del cuento “La sonrisa de Lía”)


Le siguen los Relatos Cortos, en los que se plasman sentimientos como el amor o el desamor. La autora dedica alguno de ellos a sus padres, y trata también los sentimientos derivados de la muerte de la pareja o de lo que supone el cuidado de esta cuando el Alzheimer llama a su puerta.

“Cuenta la leyenda que cada catorce de febrero las lá­grimas resbalan por su rostro frío y sereno, mientras sus manos inmóviles sostienen una rosa roja. En medio de la soledad de la colina donde se encuen­tra, su mirada perdida parece que busque la presencia de un ser amado, su boca entreabierta desea decir un nombre, pero, el silencio no se rompe” ( Extracto de “Leyenda de la estatua de cupido”)

A continuación nos encontramos tres pequeños relatos titulados “Y de repente tú...” en los que se habla de un amor de verano mediante los meses de Junio, Julio y Agosto.

 “Y de repente tú. Apareciste como un sol de verano entre las nubes de tormenta para dar luz a este instante gris, nublado. Sin es­perarlo, sin esperarte. Emergías del mar, empapado el cuer­po de agua con sabor a sal” (Extracto de “Junio”)

Comienzan después los  “Relatos de miedo y suspense” que nos hablan de todo tipo de temores que podemos experimentar cualquiera de nosotros a lo largo de nuestra vida: el sentimiento de culpa, el pánico o el miedo a la muerte a través de una enfermedad como el cáncer.

“Se miró al espejo, tranquila, feliz, porque ya no la veía a ella y al monstruo. Sonrió, como cuando era niña y su ma­dre le daba como premio un bocadillo de pan con chocolate. La imagen del otro lado era la de una mujer desnuda, que se sentía, simplemente bella. Conforme con lo que era, va­liente con lo que sería, con cierto remordimiento por lo que fue. Se contempló de nuevo, para asegurarse por si acaso. Ya no estaban, se habían ido para siempre, ella y el monstruo.”(Extracto de “Sin Miedo al Monstruo”)

 Para terminar tenemos “Corazones Rotos”  y “Tres corazones uno sólo” que nos cuentan la historia de Carlota, una mujer que lucha por encajar sin conseguirlo, y de la gente de su alrededor.

“Lo miró para que se le quedara grabado en la mente, para que su último recuerdo, fuera como ese, como lo había dejado, como lo habría de dejar en el rincón de su memoria. En la pequeña esquina de su último sentimiento de amor por él, allí lo ubicaría por siempre sentado en su sillón favo­rito. De no ser por el hilo de sangre de su impecable camisa blanca, podría decirse que estaba durmiendo. Una bala que impactó de lleno en su corazón puso fin a su vida” (Extracto de "Corazones Rotos")

Es un libro lleno de sentimiento que se lee muy fácilmente. Además al ser relatos cortos nos permite disfrutarlo siguiendo el orden en el que están colocados o de forma aleatoria. Si os animáis a leerlo lo disfrutaréis seguro.

3 comentarios: