Un café con... Diana P. Morales

9:56:00 Vanesa Sanmartín 0 Comments




Hoy nos tomamos un café virtual con Diana P. Morales, profesora de escritura creativa y autora de la novela Zaibatsu


¿Serías capaz de definirte en una palabra?

Si tuviera que elegir una sola palabra sería “Magari”, una palabra italiana que significa “ojalá”. Creo que me define porque expresa muchas cosas, como que siempre busco la manera de ir más allá y confío en que es posible llegar.

Esta sección se titula “Un Café Con....”A ti, ¿con qué literato del pasado te gustaría tomarte un café?
La primera que se me ha venido a la cabeza es Jane Austen. Fue una de las primeras escritoras que me marcó y de las más grandes de la literatura. Además, se atrevió a escribir profesionalmente cuando aún estaba muy mal visto que las mujeres se dedicaran a este oficio.


¿Cuál es ese libro que crees que todo el mundo debería leer? (Aparte del tuyo, claro está)
¡Hay tantísimos grandes libros imprescindibles! Podría llenar folios y folios. En mi blog he escrito bastantes posts recomendando libros excelentes, mejor pasarse por allí y echar un vistazo: http://dianapmorales.com/category/recomendaciones-libros/


Casi todo el mundo tiene una profesión frustrada, ¿cuál es la tuya?
Pues me habría encantado ser astrónoma, astronauta y descubridora de mundos O:-). Siempre me fascinó el espacio y la aventura, supongo que por eso suelo escribir ciencia-ficción.
Creo que no faltan muchos años para que empiecen los viajes tripulados a Marte: me encantará visitar ese planeta por lo menos.

Tu mayor defecto y tu mayor virtud son
... ¡el mismo! Hace mucho tiempo que me di cuenta de que virtudes y defectos son las caras de una misma moneda. Una de tus cualidades puede dar como resultado algo fantástico, pero también tiene su lado negativo.
Por ejemplo, yo puedo ser muy cabezota, exasperadamente imaginativa y tener la cabeza llena de pájaros -lo que, para muchas personas pragmáticas, es un gran defecto. Pero justamente gracias a esas cualidades también he conseguido ser escritora, músico (tengo dos discos editados), profesora de escritura, y he fundado un portal de escritores y una revista de literatura.

La gracia es ir aprendiendo a minimizar el lado negativo de nuestras cualidades y sacar lo positivo de ellas.

¿A qué edad comenzaste a escribir?
Que yo recuerde, a los seis años. 

¿Recuerdas de qué trataba la primera historia que escribiste entonces?

¡Por supuesto! Era un cuentecito que se llamaba “El gato, la gata y sus hijos gato y gata”. Lo escribí en folios con rotulador, y mi tía Humildad los cosía para que parecieran libros.

¿Fue en ese momento cuando descubriste que querías ser escritora?
No, fue mucho más tarde, con 13 o 14 años. Dedicaba ya muchas tardes a escribir y me encantaba.

¿Cuánto tiempo dedicas a escribir al día?
Como mínimo, intento escribir unas 500-1000 palabras al día. A veces le dedico una tarde a la semana (así fue como terminé mi segunda novela) o, cuando tengo más tiempo libre, lo hago cada tarde. Depende de la época del año y de mi carga de trabajo (al ser autónoma, varía mucho de un mes para otro).

¿Prefieres escribir en papel o en un ordenador?
Nunca he escrito nada en papel, excepto poemas y esos primeros cuentos de niña. Cuando era adolescente, escribía con máquina de escribir y después en el ordenador.

Hablemos de tu libro Zaibatsu ”. ¿Qué te inspiró para crear la historia?

Pues es la primera historia de ciencia-ficción que escribí, pero me animé tras surgirme una idea a raíz del artículo que leí en una revista. Cuando me dediqué a darle forma y a inventarme un mundo completo y toda la trama, me enganché al género.

¿Qué pretendes transmitir con él? ¿Tiene algo que ver con nuestro mundo actual?
Efectivamente, Zaibatsu puede ser una visión de nuestro propio mundo, no hay que irse muy lejos. Creo que toda buena historia de ciencia-ficción es una metáfora de la sociedad en la que vivimos, o al menos intenta alertar de hacia dónde nos encaminamos.
En realidad, lo que pretendo transmitir no se descubre más que al final de la novela, no puedo contar el espoiler ;-)


En “Zaibatsu”  los efectos del cambio climático han creado un planeta sólo habitable en unas burbujas especiales que protegen las ciudades, ¿piensas que si seguimos sin frenar el cambio climático todo lo necesario las generaciones venideras podrían llegar a verse obligadas a vivir en esas condiciones?
Creo que gobiernos y sociedad en general estamos pasando demasiado por alto el problema del cambio climático, confiando en que no va a suceder nada; sin embargo, puede llegar a tener consecuencias antes de lo que imaginamos y muy graves. Tal vez no tan graves como en mi novela (¡esperemos!) pero seguro que va a suponer una gran crisis que creo que no estamos preparados para afrontar.

Además de escritora, también eres profesora de escritura creativa, ¿qué te llevó a transmitir a otras personas el complicada tarea de la escritura?

Con 23 años creé un portal de escritura (“En el camino”) en el que participaban unas 25 personas, todos escribíamos relatos y nos los comentábamos. La gente empezó a decirme que mis comentarios les habían ayudado mucho y fueron ellos los que me animaron a crear mi primer taller.

Después de varios años ejerciendo este papel, ¿crees, como decía Bécquer en su rima que tod@s tenemos un “genio en el fondo del alma” esperando ser despertado?

Sin duda. Gracias a la experiencia de casi 20 años enseñando puedo decir que efectivamente, es así. No he encontrado prácticamente a nadie que no avanzara en la escritura simplemente dedicándole tiempo y constancia… bueno, y mis consejos y apoyo en los talleres espero que les ayuden a ir más rápido aún (así me lo aseguran mis alumnos, al menos). J

Teniendo el placer de poder hablar con una gran entendida en el mundo literario como tú, como gran amante que soy del mundo de la poesía, no puedo evitar preguntarte ¿por qué crees que durante mucho tiempo ha sido un nero, podríamos decir que “minoritario”? Y ¿a qué crees que se debe su “resurgir” en los últimos tiempos?

Creo que la escritura, en general (no solo la poesía) está viviendo un momento muy dulce. Gracias a internet muchas más personas tienen acceso a leer libros y textos, y el anonimato que da la red anima a muchos a lanzarse a escribir. Por si fuera poco, además, internet ha posibilitado que muchísima gente pueda editarse sus trabajos… todo ello contribuye a que haya más gente que escriba, en general, y también poesía.

¿Qué consejo darías a aquellos que quieren ser escritores y que les echan para atrás cosas como qué dirán los demás o el miedo a no ser lo suficientemente buenos?

Tod@s tenemos dudas como esas de vez en cuando, incluso los escritores/as consagrados. Hacer algo nuevo y que te apasiona siempre da algo de miedo… pero la única forma de superarlo es, sencillamente, hacerlo. Pese a todo.

Y esos aspirantes a escritores, ¿Qué podemos encontrar en los cursos de Portal del Escritor, web que diriges?
Tenemos cerca de veinte talleres online que acompañan al escritor en todo el proceso de escritura, desde encontrar ideas para escribir o aprender el oficio (“Rompe el bloqueo y empieza a escribir”), o talleres de técnica literaria para escribir relatos, novelas, poesía, cuentos para niños, etc… hasta los talleres para promocionarse y vender libros (“Crea un gran blog de escritor”, “Publica en Amazon como un experto”).
Intentamos que los talleres sean, además de profesionales, estimulantes, y que animen a los participantes a escribir y a mostrar sus trabajos. Esa es una parte muy importante –y a veces olvidada- del oficio: hay que disfrutar plenamente con lo que hacemos.

Volviendo a tu libro. ¿Recuerdas más o menos cuánto tiempo invertiste para terminar “Zaibatsu”? 
Fue mi primera novela y me llevó más de dos años (y tuvo cuatro versiones diferentes). En cambio, la segunda la terminé en unos 6-8 meses. ¡A esto de escribir también se le pilla el tranquillo!

¿Tocaste muchas puertas antes de conseguir publicarla?
Sí, prácticamente la envié a todas las editoriales de ciencia-ficción del país. Editar hoy en día es un trabajo que exige dedicación y tiempo, aunque también está la opción de la auto-edición, que puede ser muy útil. 

 A veces el título es una odisea más grande que la escritura de la novela, ¿a ti te costó mucho encontrarlo? ¿Y elegir la portada?
La portada la diseñó la editorial. Y el título, en mi caso, fue lo primero que se decidió. Tiene que ver con el final sorpresa del libro, que no puedo desvelar (pero prometo que se explica todo).

¿Eres de esos escritores que basa sus personajes en gente de su entorno o en sí mismo?
No conscientemente, la verdad, pero no se puede evitar que, hasta cierto punto, tus personajes y tus historias reflejen tu propio mundo. Es parte de la gracia de escribir. 

¿Existe ya un nuevo proyecto navegando por tu cabeza?
No, uno, ¡unos cuantos! Estoy trabajando ahora mismo en tres o cuatro novelas ya empezadas (una juvenil, dos de ciencia-ficción, y un proyecto más aún en ciernes). Una de ellas va ya por la mitad y espero terminar al menos dos este año. 

Por último, ¿qué dirías a los lectores para que se animasen a leer “Zaibatsu”?
Les diría que prueben a leer el primer capítulo, a ver si les engancha. A la gente le está gustando mucho y lo que más me gusta es que dicen que no pueden parar de leer (¡todo un halago!).
Me encanta especialmente esta reseña de una lectora en Goodreads: No solo ha sido capaz de mantener mi curiosidad desde un principio, sino que cada vez estaba más obsesionada con saber qué ocurriría. ¡La historia es de lo más intrigante!
Durante unos instantes tuve miedo  de encontrarme uno de esos finales flojos en los que el autor se saca una resolución de poca monta. Pues no.
El final ha estado a la altura. Es más, no solo ha satisfecho mi curiosidad sino que ha  creado más aún. No sé si está planificado hacer una segunda parte (como he dicho antes, elegí el libro mientras visitaba blogs a boleo) pero espero que así sea. 

Muchas gracias Diana por tu tiempo y mucha suerte con Zaibatsu.

0 comentarios: