Un café con... Carlos Gran

9:39:00 Vanesa Sanmartín 2 Comments


Hoy nos tomamos un café virtual con uno de los autores de Nibiru: Carlos Gran.

¿Serías capaz de definirte en una palabra?
 Versátil

Tu mayor defecto y tu mayor virtud son....
Mi mayor defecto… Uhm podría decir que soy muy perfeccionista. Nunca lo veo bien del todo. Estaría cambiando cosas cada dos por tres y no terminaría nunca. Soy cabezota y casi siempre me gusta salirme con la mía. Una virtud, me considero una persona con las ideas claras, la mente amueblada y muy responsable para con mis actos y decisiones. Soy una persona muy inquieta, siempre tengo que estar haciendo algo, si no tengo la sensación de que estoy perdiendo el tiempo. Es más, continuamente siento la necesidad de hacer cosas que perduren a través del tiempo y permanezcan en el recuerdo. Como por ejemplo escribir libros. Tengo mucha facilidad para dar rienda suelta a mi imaginación y eso a veces puede ser muy peligroso. La carpeta de proyectos algún día podría llegar a reventar.

Esta sección se titula “Un Café Con....”A ti, ¿Con qué literato del pasado te gustaría tomarte un café?
Con J.R.R.Tolkien. Escritor, poeta, filólogo, lingüista y profesor universitario británico, conocido principalmente por ser el autor de las novelas clásicas de fantasía heroica de El hobbit y El Señor de los Anillos. Él fue el percusor de que emprendiera el hábito de leer fantasía y el gran inspirador que me llevó a escribir, años después mi primera novela. Me hubiera gustado poder conversar con él, tomar un café y preguntarle tantísimas cosas…

¿Cuál es ese libro que crees que todo el mundo debería leer?
Sin duda el libro de La Buena Suerte, de Álex Rovira y Fernando Trías de Bes. Es un éxito mundial de ventas, una fábula traducida a más de cuarenta idiomas y creo que va por la 18ª edición. A mí me sirvió de inspiración y me abrió los ojos.  Trata sobre el tema de la suerte, y cómo parece sonreír a unos pocos y pasa de largo para la mayoría. Esto siempre ha obsesionado a generaciones enteras de personas. Y es que hay dos tipos de suerte, la de los juegos de azar, efímera y totalmente impredecible, y la Buena Suerte, con mayúsculas, aquella que aparece cuando se crean las circunstancias apropiadas para que ocurran cosas positivas.

Casi todo el mundo tiene una profesión frustrada, ¿cuál es la tuya?
Siempre me gustó el mundo del espectáculo, los teatros, los escenarios, pero soy muy vergonzoso. Por eso siempre me imaginé entre bambalinas, dirigiendo o escenificado luz y sonido, viajando, representando obras, conciertos, viendo mundo, viajando. Es una de las profesiones que me hubiera gustado estudiar y llevar a cabo, pero mi vida y rumbo tomó otro camino y ahora con la situación actual es casi imposible de llevar a cabo. Como bien dices, ha acabado siendo una profesión frustrada. El resto de profesiones, como maquetista, pintor, Dj, escritor, lector, las llevo a cabo como hobbies en mis ratos libres, dedicándoles menos tiempo del que desearía, pero no dejándolos de lado, al menos no del todo.

¿A qué edad comenzaste a escribir?
Comencé a escribir hará unos 8 años, concretamente en Abril de 2008. Había escrito antes alguna historia corta, o los típicos diarios de adolescente, pero la primera vez que me embarque de lleno en una novela fue a los 24 años de edad. Al principio solo me apetecía probar, no sabía qué tal se me daría, pero pronto vi nacer un prólogo de poco más de 5 páginas, después un capitulo de 10, y así sucesivamente. Mi  mente era un torbellino de ideas que no dejaba de crear noche y día, y no puede más que aprovechar el don que me había sido otorgado. Desde ese día otra pasión se uniría a mí  vida, esta vez como creador de mundos y mediador de historias.

¿Fue en ese momento en el que descubriste que querías ser escritor?
Realmente no me considero 100% escritor ya que no vivo de ello. Mis ingresos por las novelas son mínimos y ridículos. Escribo como hobby y necesito trabajar como Técnico de Sistemas de Control y Regulación Automáticos (como veis, oficio muy dispar) a diario para poder mantener a mi familia. Claro que me gustaría, y ojalá algún día pudiera cumplirse otro de mis sueños, pero por el momento soñar es gratis. Fue a raíz de que varias personas leyeran mis escritos y me dieran su opinión cuando me dije que valía la pena intentarlo y probar suerte. Fue el empujoncito que me hacía falta para lanzarme al ruedo y mostrar al mundo esa parte todavía desconocida de mí.

¿Recuerdas de qué trataba la primera historia que escribiste?
Sí, claro. De hecho algunos personajes y nombres de esa historia mutaron y se convirtieron en personajes principales de mi primera novela, Averyn. Era una novela histórica de San Jorge y Al-Azraq, el de los ojos azules, caudillo musulmán que regentó mis tierras allá por el año 736, en tiempos de Jaime I, el Conquistador. Aquellos escritos quedaron guardados en un cajón. Quizás algún día los retome, ¿quién sabe?

¿Cuánto tiempo dedicas a escribir al día?
Al principio más, ahora desde que soy padre es mucho más difícil compaginar y sacar tiempo para escribir. Procuro hacerlo cuando duerme las siestas o me levanto temprano (quitándome horas de sueño) antes de que se despierte para aprovechar esos minutos de tranquilidad y soledad que necesita cualquier escritor. Muchos no entienden esa necesidad. No es fácil convivir con un escritor o alguien que opta a serlo. También me gustaría dedicarle más tiempo, pero el día tiene solo 24h y hay que priorizar. La familia, la casa y los amigos también necesitan de ti.

Para escribir, ¿papel u ordenador?
Las dos cosas. Suelo escribir directamente a ordenador, pero muchas veces escribo en libretas, cojo apuntes, mucha  información en papel y luego lo voy trasladando al documento. Siempre tengo una libreta delante del PC, en la que anoto listados, links de páginas interesantes, ideas o apuntes que quizá no vaya a utilizar en el momento pero que me pueden servir para más adelante en cualquier otra historia. Me gusta estructurar el trabajo antes de empezar y tenerlo todo claro desde el inicio hasta el final. Saber  lo que se quiere contar es primordial para mí, no me gusta ir en plan veleta, aunque reconozco que muchas veces me dejo llevar y me salgo del canino correcto o estipulado.

¿Tienes página web o blog en el que publiques alguno de tus escritos o la evolución de tus proyectos?
Sí, mi página web es www.carlosgran.com En ella se puede encontrar una pequeña biografía, así como los libros, novelas o antologías en las que participo y donde poder adquirirlos. También cuenta con un espacio multimedia donde se pueden ver fotos de las presentaciones o los booktrailers de las publicaciones, entrevistas de radio, contacto con el autor, etc.
Asimismo tengo un Blog, Los Tres Reinos, donde empecé a publicar los primeros capítulos de Averyn, antes de que decidiera publicarlo con la editorial Mablaz. Después cayó un poco en desuso y solo lo utilizo de vez en cuando para publicar alguna noticia importante.
En Facebook también están las paginas principales de los libros si buscamos por su nombre, incluso dispongo de una página Lo mes Gran, donde expongo mis últimos trabajos culturales, ya sean manualidades, pinturas o relatos.

Hablemos de tu libro “Nibiru”, que has escrito junto a Manuel Tristante, ¿Qué te inspiró para crear la historia?
Fue casi instantáneo. Yo tenía una idea y poco tiempo para desarrollarla y Manu una suculenta oferta de hacer algo juntos. El proyecto casi surgió de la nada en pocos días. La experiencia ha sido brutal y ya es casi seguro que repetiremos.
La idea de escribir una historia sobre los Anunnakis y los Sumerios fue principalmente mía, aunque quien verdaderamente prestó la información de quienes eran estos seres tan peculiares fue Antonio Izquierdo, un amigo que estudió conmigo hace unos años. Gracias a él empezamos a indagar en el tema y vimos que había una gran posibilidad de llevar esta idea a lo más alto y transformarla en novela. Que decir que verla en la gran pantalla ya sería como un sueño. Existen muchos documentales y mucha información disuelta por internet, pero nunca nadie ha tenido la decencia de recopilar todo eso, crear unos personajes e introducir toda esa información en forma de historia. Sin duda el resultado ha sido mejor de lo esperado y creemos que gustara a un gran sector del público. No deja de ser una historia de ciencia ficción, aunque muchas cosas de las que se exponen, en cierto modo, dan qué pensar.

¿Qué pretendes transmitir con él?
El mensaje que queremos trasladar con Nibiru es que no estamos solos ahí afuera. Que hay muchos indicios, contados de diferentes maneras (ya sea en forma de religiones, ecos del pasado o investigaciones arqueológicas y científicas) de que la vida en la Tierra pudo venir del exterior. La versión que se cuenta en Nibiru es solo una de ellas, aunque seguro que existen muchas más. El ser humano, desde tiempos inmemoriales, siempre se ha realizado la misma pregunta: ¿habrá vida ahí afuera? Nadie puede afirmarlo aunque existen pruebas de que así pueda ser. Es un misterio. Por eso el eslogan de nuestro libro es: La vida es un misterio, no una pregunta.

En la obra se mezclan pasado, presente y futuro, ¿habéis necesitado documentaros mucho en lo referente al pasado?
Sí, hemos visto muchos documentales, horas y horas; y muchos enlaces de blogs y noticias. También hemos leído libros relacionados. Para escribir también se necesita leer mucho, es como mejor se aprende y se sacan ideas, es una manera de estimular la mente. Sin los investigadores Zecharia Sitchin y David Parcerisa, Nibiru no sería una realidad, les debemos mucho a ellos y sus estudios. La historia de la Civilización Sumeria, el Nuevo Orden y los Anunnaki sin duda darán mucho qué hablar.

Hasta el momento, todos tus libros publicados son de género fantástico, ¿qué te animó a tocar también la temática de ciencia ficción?
A pesar de moverme más en el género fantástico, siempre tuve en mente escribir alguna historia de ciencia ficción. Nibiru me daba esa oportunidad. Para Manu  también era todo nuevo y en caso de dudas o imprecisiones siempre podíamos ayudarnos el uno al otro.  En mi caso siempre me ha fascinado todo lo que tenga que ver con el mundo exterior, los avances científicos y todo lo relacionado con los planetas y la vida extraterrestre. Solo era cuestión de tiempo y estar en el momento exacto  y sitio adecuado para que todos los componentes de esta fórmula se juntaran y dieran como resultado esta nueva obra.

¿Y en cuál de estos dos géneros te sientes más cómodo? ¿Fue difícil dar el salto de uno a otro?
He decir que pensaba que cambiar de género me resultaría complicado, pero la verdad es que ha sido todo lo contrario. Es un género más amplio y actual. La fantasía es más complicada, tienes que controlar tiempos, épocas, y es más ceñido; es un estilo más marcado. Con Nibiru todo ha sido más sencillo, a la hora de escribir cuantas con más recursos. No descarto probar con otros géneros, a ver qué tal se me dan.  Después de esto… ¿quién dijo miedo?

¿Recuerdas más o menos cuánto tiempo habéis invertido para terminar “Nibiru”?
Recuerdo hablar de ello con Manu en Febrero y ponernos casi al instante manos a la obra. En Mayo ya teníamos la  novela terminada. Después de mandarla a mi lectora 0 de confianza, Bea Magaña, vimos que tenía algunos flecos sueltos y partes que mejorar, por lo que la segunda revisión nos llevó hasta finales de Julio. Ha sido una de las novelas que más rápida he escrito. También hay que decir que el repartir las tareas es de gran ayuda y el tener los conceptos claros hace que todo fluya como agua de mayo. No es lo mismo una mente y dos manos que dos mentes y cuatro manos. En total poco más de 6 o 7 meses. Con Averyn necesité casi 5 años, aunque la aparqué en varias ocasiones. Han sido experiencias muy diferentes.
           
¿Tocaste muchas puertas antes de conseguir publicarla?
Estuvimos barajando muchas posibilidades, desde grandes a medianas editoriales, incluso antes de que la obra estuviera completamente terminada. Ya sabemos lo difícil que es encontrar editorial hoy en día. Sí cualquiera pude publicar o autopublicar, pero Manu y yo ya tenemos un poco de experiencia en estos temas, y decidimos ir con los pies en el suelo y la razón por delante. Si no era algo que realmente valiese la pena no íbamos a arriesgar. Tuvimos finalmente ofertas de tres de ellas, pero nos decantamos por Editorial Leibros. No es una editorial muy conocida, pero está haciendo sus pinitos y un buen trabajo con los contactos y la distribución. La verdad que nos ofreció un contrato muy bien valorado y apostó muy fuerte por nosotros. Por todos estos detalles finalmente la balanza se decantó de su lado. Hemos trabajado duro para que todo salga a la perfección y el resultado salta a la vista.

 A veces el título es una odisea más grande que la escritura de la novela, ¿os costó mucho encontrarlo? ¿Y elegir la portada?
Nosotros lo teníamos claro desde el principio. Toda la historia gira en torno a ese planeta. Así que el titulo no podía ser otro. Tanto yo como Manu somos de los que no escribimos un capitulo sin antes no ponerle un título al mismo. Pero en esta ocasión los títulos de los capítulos los pusimos al final. De hecho no iban a llevar título, pero al final, tuvimos que hacerlo para no liarnos, pues casi nos fuimos a la friolera cifra de 40.
Sin duda la idea de la portada nació de Manu. Él es ilustrador aparte de escritor y se encargó del tema de los bocetos, la ilustración, la maquetación del libro y el montaje de la portada. Qué decir que el resultado ha sido espectacular. Hemos conformado un gran grupo humano del cual no podemos más que sentirnos orgullosos.

¿Eres de esos escritores que basa sus personajes en gente de su entorno o en sí mismo?
A veces sí y a veces no. Con Averyn no lo hice, aunque sí que introduje paisajes o situaciones que había visitado  o conocía. Siempre es más fácil describir algo conocido que inventado. En esta ocasión, con Nibiru,  los nombres si han tenido algo que ver, pues los protagonistas, Álex y Mara, son los nombres de nuestras actuales parejas en la vida real. ¿Qué parte de realidad o ficción tienen en la vida actual? ¿Se les parecen, tienen caracteres parecidos o hemos aprovechado algunos aspectos de sus vidas? Eso lo guardamos para nosotros. Aunque algunas cosas sí, para qué  mentir. A decir verdad, nos gustan todos los personajes que hemos creado. Manu se ha encargado de crear y llevar los personajes de Gregorio, Rana, Álex, Hugo, María y la parte de la arqueología. Yo me he centrado con Mara, Fer, la astronomía, la historia de Nibiru con Enki, Enlil y el Nuevo Orden. Finalmente hemos acabando trabajando con todos ellos a la vez y los hemos hecho propios. Quizá Manu se haya sentido más  identificado con Álex por haberse graduado hace poco. Aunque se intente evitar siempre que se escribe una novela, un pedacito de nosotros se va o se queda con ella.

¿Existe ya un nuevo proyecto navegando por tu cabeza?
Sí, en Diciembre publico la tercera parte de Los Cuentos de Medley, Desolación en las Marcas  y Manu y yo volveremos a trabajar juntos, pues ya estamos confeccionando lo que será la trama de  la segunda parte de Nibiru. En un principio iba a ser una novela corta, sin embargo, como hemos comentado antes, la historia empezó a crecer y le metimos más corazón a la trama. Si quisiéramos contar toda la historia completa en un mismo libro quedaría demasiado extenso, por lo que tomamos la decisión de hacer un segundo volumen. Todavía no tenemos claro como lo vamos a hacer, pero de los que sí estamos seguros es de cómo se llamará y de que no habrá tercera parte. La historia en sí de Nibiru tiene un principio y un final. El desenlace es abierto por lo que se abren  nuevos frentes en otro continente hermano donde la aventura proseguirá y es ahí donde hemos decidido partirla. Achiotal revelará todo lo que no hemos podido contar en Nibiru y cerrará, en medio de las ruinas Maya, el ciclo del misterio de la Vida.

Por último, ¿qué dirías a los lectores para que se animasen a leer “Nibiru”?
Pues les diría que Nibiru es una historia diferente, de aventuras y de mucho misterio. En ella se narra el origen de la vida desde un punto distinto, uno desde el que quizá no estemos acostumbrados. Es un libro para todos los públicos, en el que hay una bonita historia de amor e incluso una conspiración al más alto nivel. Solo diré que no defraudará y dejará con ganas de más. Dará que hablar y pensar. No todo es lo que parece, ¿o sí?


Muchas gracias a Carlos por su tiempo y sus respuestas y mucha suerte con "Nibiru2.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias, Vanesa. Me ha encantado colaborar en tu blog. Eres una gran profesional ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por dedicar un poco de tu tiempo a aparecer en él.
      Mucha suerte con el libro. :)

      Eliminar