Un café con... Julia Ortega

9:34:00 Vanesa Sanmartín 2 Comments


Hace unos días presentábamos "Caprichos del destino", hoy conoceremos un poco más la novela y a su autora Julia Ortega


¿Serías capaz de definirte en una palabra?
      Leal.

Tu mayor defecto y tu mayor virtud son...
El mayor defecto: Demasiada transparencia; no me callo nada y sólo «miento» delante del teclado porque escribo novelas.
      La mayor virtud: Deseo constante de aprender de los demás y de todo cuanto me rodea.

Esta sección se titula: “Un Café Con...”A ti, ¿con qué literato del pasado te gustaría tomarte un café?
Del pasado… Con Emily Brontë, porque Heathcliff (Cumbres borrascosas) da para horas y días de charlas frente a un café, o dos, o los que sean.

¿Cuál es ese libro que crees que todo el mundo debería leer? (Aparte del tuyo, claro está)
Jajaja, yo no he dicho nunca que sea obligatorio leer algo mío, ni mucho menos. Y no te puedo recomendar un único libro porque cada lector tiene su favorito y para gustos, colores. Creo que la gente debe leer lo que le guste, lo que la haga sentir bien, lo que venga de acuerdo a su estado de ánimo y su bagaje literario. Si te estrenas como lector no te recomiendo ni a Kafka ni a Espido Freire; si llevas mucho leído y vivido, mejor lee algo que te motive y despierte tus inquietudes; no te conformes con la literatura comercial. En cualquier caso, lee lo que te apetezca y hazlo por placer. No hay nada peor que leer por obligación.

Casi todo el mundo tiene una profesión frustrada, ¿cuál es la tuya?
Actriz. Yo me pasé años y años soñando con ser actriz y cuando la gente me sugería que escribiera no les hacía ni puto caso, en serio. En 1996 me desafiaron a escribir algo más aparte de cartas (recuerda que entonces no había WhatsApp ni Messenger ni redes sociales) y aquí me tienes.

¿A qué edad comenzaste a escribir?
A los 24 años.

¿Fue en ese momento en el que descubriste que querías ser escritora?
No, no creo que entonces me lo planteara en serio, ya te dije que todo vino a raíz de un desafío y pensé que esa novela que había nacido en mi cabecita sería algo puntual, como lo del árbol y el hijo. De hecho me pasé siete años sin escribir nada nuevo, ni una línea, y tan tranquila, oye.

¿Recuerdas de qué trataba la primera historia que escribiste?
Por supuesto, porque siempre ha estado muy cerca de mí, y además no he escrito tantas novelas como para no acordarme de esa primera. Era un folletín clásico, con mucha pasión, mucho romance, mucho sexo y bastante sangre también.

¿Cuánto tiempo dedicas a escribir al día?
Depende, soy un desastre para coger hábitos, me muevo por instinto y me adapto a mis circunstancias personales que últimamente son muy variables. No tengo horarios, escribo cuando quiero, cuando puedo y cuando tengo algo que contar, por este orden. Y como prefiero leer antes que escribir, sólo me pongo delante del teclado cuando no puedo resistirlo más. Y al final me obligo a disciplinarme porque si no, no escribiría apenas.

¿Prefieres escribir en papel o en un ordenador?
Antes escribía en papel, en serio, cuando empecé. Ahora incluso las notas de mis proyectos las escribo en el móvil y luego las paso a limpio en mis libretas. Será la edad o yo qué sé qué, pero me siento incapaz de escribir una novela manuscrita. Ni que me paguen un millón de euros por adelantado.

¿Tienes página web o blog en el que publiques alguno de tus escritos o la evolución de tus proyectos?
Por supuesto, se llama El espíritu inquebrantable y ahí pongo lo relativo a mí. Y hay de todo, como en botica.

      Hablemos de tu libro Caprichos del Destino, ¿Qué te inspiró para crear la historia?
Es mi cuarta novela, no la primera, que la gente se confunde mucho con esto. Antiguamente se tituló Lealtades enfrentadas y sin ser autobiográfica, está basada «en hechos reales». Es la historia de Judith, y aunque no me gusta ponerle etiquetas, sí debo aclarar que es una historia de género LGTB, pero ya te aviso que sexo hay más bien poco. Y aquí debo añadir que es la primera parte de una bilogía: Desde Londres Con Glamour, cuya segunda parte es Nuestro lugar en el mundo. ¿Y me preguntas qué me inspiró? Mira, casi mejor no te lo digo y dejo que lo descubras tú cuando la leas. Enseguida lo vas a ver.

¿Qué pretendes transmitir con él?
En realidad no pretendía transmitir nada porque originalmente no era publicable, la escribí «como terapia»; luego fui viendo que enganchaba y empecé a querer que la leyeran los demás. Es densa, compleja, es una lección de vida, optimismo y superación personal; pero también es dura, dramática, con unos personajes nada virtuosos ni heroicos; ahí muestro el lado más oscuro y ruin del ser humano. También hay humor y amor, pero no hay que llevarse a engaño; es una novela negra, no rosa. Y depende cómo, es incluso profética.

¿Crees que el destino, con sus caprichos, juega con nuestras vidas más de lo que pensamos?
En el caso de Judith, sí; pero también hay que dejar claro que en la ficción todo se magnifica y dramatiza al máximo para atraer al lector hacia la historia. Pero sí, me gustan las tramas truculentas y los personajes maquiavélicos, son los que ponen sal y pimienta a una historia que sin ellos se vería gris y sosa.

La sinopsis de tu novela es un poco enigmática. Por si al leerla hay alguien que no termina de decidirse, ¿nos puedes adelantar unas pequeñas pinceladas de la historia?
Es una historia a tres bandas; un triángulo un tanto peculiar que determina la vida de las protagonistas de principio a fin; no quise hacer una sinopsis típica (resumen típico de la historia) porque esta no es una novela típica. Es muy particular, ya te lo he dicho, y muy compleja. A veces es mejor que quienes ya la han leído te cuenten de qué va, es una historia que debe verse desde la barrera porque lo que cuentan las protagonistas (es una historia a 4 voces) es tremendamente subjetivo y puede interpretarse de mil maneras distintas, tantas como lectores la lean. Partimos de la muerte de la Protagonista para narrar cómo ha llegado hasta allí, cuáles fueron las decisiones que marcaron su camino y su destino. Es compleja y resumirla es más complejo aún. Sólo te diré que quien la lee queda satisfecho.

¿Recuerdas más o menos cuánto tiempo has invertido para terminar Caprichos del destino?
Dicho así, uno pensaría que la terminé el mes pasado, pero esta historia empecé a forjarla en otoño de 2007, luego estuvo un año en reposo y la retomé a finales de 2008, la terminé en noviembre de 2009 y empecé a moverla sin mucho éxito. Digamos que aproximadamente me llevó un año escribirla, pero fui a un ritmo muy relajado, sin prisas, sin presiones de ningún tipo. No me gusta que me impongan plazos ni fechas de entrega, es muy agobiante. Prefiero escribir a mi aire y cuando la obra esté terminada ya se verá qué destino tiene.

¿Tocaste muchas puertas antes de conseguir publicarla?
Pues sí, como siempre, fue un camino arduo y complicado; muchos silencios, muchos rechazos, editoriales que no aceptan «según qué cosas», algún que otro paso en falso, y por fin el sueño se hace realidad. Bien está lo que bien acaba.


 A veces el título es una odisea más grande que la escritura de la novela, ¿a ti te costó mucho encontrarlo? ¿Y elegir la portada?
Pues mira que no, nunca he tenido problemas para buscar/encontrar los títulos de mis novelas. Es más, por lo general ya los tengo elegidos antes de empezar a escribir la primera línea. En este caso, como ya te he dicho más arriba, tuve que cambiarlo por motivos de marketing. La portada la hizo el equipo de Selección RNR y me enamoré de ella desde el minuto 0. Love at first sight/Amor a primera vista, que se dice. El título es el de un capítulo de la novela que estaba leyendo cuando la editorial me dijo: «Sí, te publicamos la historia de Judith.» Pensé que le venía como anillo al dedo. Y nadie me ha dicho lo contrario.

¿Eres de esos escritores que basan sus personajes en gente de su entorno o en sí mismos?
En el caso de CDD sí, porque está basada en hechos reales y conocía muy, pero que muy bien a sus protagonistas. Siempre te inspiras en gente que conoces o has conocido, pero también en canciones, en películas, y por supuesto en otros libros. No acostumbro a hacer personajes que sean clones exactos de tal o cual persona real, soy más de meter detalles aquí y allá, a veces insignificantes, pero que van dando color y sabor a la historia que quiero contar.

¿Existe ya un nuevo proyecto navegando por tu cabeza?
Hay algo cociéndose a fuego muy lento, otra semilla de algo muy tentador que pide a gritos vía libre pero va a tener que esperar a que liquide cositas pendientes que tengo a medias. Demasiadas ideas zumbando y muy poco tiempo para todo lo que quiero hacer. Lo más próximo es LPDTO, un romance actual que ando escribiendo y quiero terminar y enviar antes de que acabe el año.

Por último, ¿qué dirías a los lectores para que se animasen a leer Caprichos del destino?
Que es una historia intensa que cala muy hondo. Y sobre todo, que es MI historia. La más personal, íntima y singular que he escrito o escribiré jamás. Que si me quieres conocer DE VERDAD te asomes a sus páginas y descubras quién de las 4 protagonistas soy yo. Es un desafío, sí, pero es más fácil de lo que parece. Sólo hay que leer entre líneas y guiarse por el instinto.

Muchas gracias Julia por tu tiempo y mucha suerte con "Caprichos del destino"


2 comentarios:

  1. Muchísimas gracias por la entrevista, ha quedado genial. Cualquier cosa que necesites y en la que pueda ayudarte, me lo dices. Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia, me alegro de que te haya gustado.
      Muchas gracias a tí por tus respuestas.
      Un abrazo.

      Eliminar