Un café con... Alberto Blanco Rubio

10:10:00 Vanesa Sanmartín 0 Comments




Hoy nos tomamos un café virtual con Alberto Blanco Rubio, escritor y máximo responsable de Desván Editorial.

¿Serías capaz de definirte en una palabra?
En una palabra es complicado. Si se me permiten dos podría decir que soñador y paciente.

Tu mayor defecto y tu mayor virtud son....
Mi mayor defecto es la impuntualidad, aunque trato de corregirla cada día, y mi mayor virtud es la constancia.

Esta sección se titula “Un Café Con....”A ti, ¿Con qué literato del pasado te gustaría tomarte un café?
Sinceramente, me lo tomaría con cuatro literatos: James Joyce, Julio Cortázar, Gabriel García Márquez y Pablo Neruda. Cada uno tuvo una forma de sentir e interpretar la vida y de todos sus escritos, relatos, versos y poemas se pueden extraer diversos conceptos que te ayudan a crear historias y narraciones sobre el papel.

¿Cuál es ese libro que crees que todo el mundo debería leer?
“La sombra del viento”, de Carlos Ruiz Zafón. Me parece una obra única y excepcional, que refleja en cada página la magia de los pequeños detalles de la vida cotidiana, sin dejar de narrar una historia profunda, emotiva y pasional.   

Casi todo el mundo tiene una profesión frustrada, ¿cuál es la tuya?
Médico. Cuando comencé a estudiar la Educación Secundaria Obligatoria tenía claro que quería dedicar mi vida a curar a los pacientes enfermos, pero tuve un profesor en tercero y cuarto de la ESO que me lo puso muy difícil con las matemáticas y la física y la química y perdí la ilusión por consagrar mi futuro a la Medicina.

¿A qué edad comenzaste a escribir?
A los catorce años. Empecé a leer a los ocho años, cuando mis abuelos maternos me regalaron mi primer libro, el cuento de “Hansel y Gretel”, y un día cogí papel y bolígrafo y me puse a plasmar sobre el papel mis propias narraciones. También influyó el hecho de que en la asignatura de Lengua nos mandasen bastantes tareas relacionadas con la escritura. 

¿Fue en ese momento en el que descubriste que querías ser escritor?
La verdad es que no. Aún tuvieron que pasar otros diez años más para darme cuenta de que quería ser escritor.

¿Recuerdas de qué trataba la primera historia que escribiste?
Si. Se trataba de un relato de terror de cinco páginas. El título era “La casa de Poe”, en referencia al escritor Edgar Allan Poe, y fue un trabajo que nos encargaron para la clase de Lengua.

¿Cuánto tiempo dedicas a escribir al día?
Depende del día y del momento. Pero te podría decir que entre media hora y una hora.

Para escribir, ¿papel u ordenador?
A ordenador. Pero no será la primera vez que me hallo en una cafetería y recurro a las servilletas para escribir sobre ellas. También tengo que decir que siempre llevo conmigo un bolígrafo de color azul.

¿Tienes página web o blog en el que publiques alguno de tus escritos o la evolución de tus proyectos?
Tal vez no sea lo correcto, pero ahora mismo no dispongo ni de página web, ni de blog. Mis ideas y pensamientos los plasmo, muchas veces, en las redes sociales, principalmente en el facebook. 


Llevas ya cuatro obras a tus espaldas: “Sueños de papel de un estudiante”, “Viaje a la locura bajo la sombra de un loco”, “Cien versos de luna para ella” y “La leyenda del cantero de Salamanca?” todos ellos muy diferentes entre sí. ¿Serías capaz de escoger uno como tú favorito? ¿Por qué?
No puedo señalar ninguno como favorito puesto que cada uno de los cuatro libros está escrito en una etapa diferente de mi vida y en ellos muestro lo que sentía en esos instantes. Además, como bien has indicado, se trata de distintos géneros y con cada uno he disfrutado y aprendido de la esencia de la literatura. Desde los relatos cortos, microrrelatos, guiones de radio y guiones de cine de mi primera obra, “Sueños de papel de un estudiante”, hasta los versos y reflexiones personales de “Cien versos de luna para ella”, pasando por una leyenda, “La Leyenda del Cantero de Salamanca” y una novela, “Viaje a la locura bajo la sombra de un loco”


Hablemos de tu último libro “La leyenda del cantero de Salamanca”, ¿qué te llevó a escribirlo?
El deseo de rendir un homenaje a los salmantinos y de dejar un legado a la ciudad.


“La leyenda del  cantero de Salamanca”, tiene una edición muy cuidada y la historia va acompañada de unos excelentes dibujos de la mano de Andrea Acedo, ¿por qué te decidiste por esta ilustradora?
Sencillamente, porque me encanta su trabajo. En el mes de Junio, Andrea se puso en contacto conmigo para publicar una obra, “la vida secreta de los animales”, que por cierto va a ver la luz en este mes de Noviembre, y al observar y analizar sus composiciones tuve claro que quería que fuera ella quién se encargase de dar forma a las ilustraciones de la leyenda.


¿Eres de esos escritores que basa sus personajes en gente de su entorno o en sí mismo?
En la gente de mi entorno o en mí mismo no suelo fijarme para crear los personajes, salvo en contadas excepciones, como es el caso de un relato corto que escribí hace unas semanas y que surgió a raíz de una situación que me ocurrió con mi abuela materna. Lo que sí que es cierto es que me gusta mucho observar a mí alrededor y fijarme en pequeños detalles que para otras personas pueden pasar desapercibidos, y por ello suelo situarme en muchos de mis relatos como un narrador omnipresente, aunque no sea el principal protagonista de la acción.


¿Tienes ya nuevos proyectos en mente?
Si. Hace un par de días he empezado a escribir una novela histórica centrada en la figura de una persona muy importante para la Historia de España durante el Siglo XIX. Además, también me gustaría escribir una novela de corte social para denunciar la falta de libertad que existe en muchas zonas de México.

Además de ser escritor, eres el editor y máximo responsable de “Desván editorial”.  ¿Qué te impulsó a crearla?
El deseo de que autores nóveles, como un día lo fui yo y como todavía lo sigo siendo, pudieran sentir lo mismo que yo viví cuando tuve la oportunidad de firmar ejemplares en la Feria del Libro de Madrid del año 2014. No te voy a negar que esta profesión es dura y muchas veces ingrata, pero también te permite disfrutar de momentos únicos y verdaderamente inolvidables. Por eso, siempre hay un motivo para seguir luchando y no rendirse ante las dificultades.


Ser escritor en los tiempos que corren es una tarea muy difícil, pero ¿y ser editor?
Hoy en día, ser editor supone tener que enfrentarse a muchos retos y a no pocos inconvenientes. Por lo tanto, la dificultad de esta profesión siempre va a estar presente. Pero al igual que te decía en la pregunta anterior, todo aquello que puede ser negativo se olvida cuando compartes con un autor su primera presentación y, sobre todo, esos momentos mágicos e inolvidables junto a su familia, amigos y lectores que les arropan y acompañan ese día.

Y, como editor, ¿cómo ves la calidad de los escritores de nuestro país?
La verdad es que muy buena. Tal vez se deba a la enorme competencia que hay en estos momentos, y que en parte también ha sido propiciada por las nuevas tecnologías y la aparición de los libros en formato digital o electrónico, los llamados e-book, pero cada vez los escritores buscan ideas más originales, creando historias, narraciones y poemas con los que sorprender y enganchar a sus posibles lectores. Por lo tanto, considero que vivimos un buen momento para la creación. Otro asunto ya son las ventas y todo lo que hay que trabajar para dar a conocer tu obra, una vez que ésta ya se halla en el mercado.

¿A qué géneros piensas que se debería dar más impulso y por qué?
A la poesía y a los ensayos. Todavía cuesta mucho que la gente se decante por un libro de poemas para disfrutar de su lectura y, por desgracia, hay muchas personas que siguen viendo la poesía como un arte alejado de la realidad, relegado a los bohemios y soñadores. La poesía, sin embargo, es magia, es pasión y es la forma más pura de expresar los sentimientos de un ser humano. Con respecto a los ensayos, creo que reside más en un problema de base social y educativo. A las personas no se nos enseña a pensar cuando somos niños y, cuando crecemos, atribuimos nuestra indolencia en ser críticos y reflexivos a la falta de tiempo y a la rutina de nuestros trabajos. Por lo tanto, muchas veces los ensayos caen en el olvido nada más que son escritos sobre el papel.

Hoy en día la autoedición se encuentra muy en auge, ¿cuáles son, según tu punto de vista, sus pros y sus contras?
Con respecto a los pros, yo destacaría, ante todo, la relativa facilidad que tienen muchos autores nóveles y desconocidos para publicar una obra, cuando hace décadas era impensable que las editoriales apostasen por estos escritores. Tal vez, lo negativo sea que no haya tantos filtros como debería, y aunque antes he destacado la calidad de muchos de los autores que escriben en la actualidad en España, también hay que reconocer que existen otras personas que publican lo primero que se les ocurre. Y no todo vale en la Literatura.

En la actualidad, la cultura se encuentra eclipsada por el mundo de las nuevas tecnologías, ¿a qué crees que esto se debe?
En esta apreciación discrepo contigo, Vanesa. Ha habido un par de años en que parecía que las nuevas tecnologías iban a asentarse definitivamente en la sociedad, rompiendo con muchos esquemas tradicionales de la Cultura. Sin embargo, en los últimos años se está viendo que son un buen complemento, pero por ejemplo, en lo que se refiere a la venta de libros se está volviendo a producir un incremento en la adquisición de libros en papel. Por lo tanto, considero que la Cultura acabará adaptándose al formato digital, pero sin perder su esencia más clásica.


Y por último, ¿Qué dirías a aquellos que no terminan de animarse a la lectura?
Que cojan un libro entre sus manos y cierren los ojos. Después, que pasen sus dedos por las cubiertas, sientan el tacto de las hojas de papel y que, cuando abran de nuevo los ojos, se dejen arrastrar por la imaginación mientras van leyendo las diferentes líneas que tienen delante.

... ¿y qué consejo darías a todos los que quieren dedicarse a la escritura?
Que descapuchen un bolígrafo, pongan la punta sobre una hoja de papel y se dejen llevar por los sentimientos de su corazón y por la magia que fluya de su mente y de su imaginación. Que se olviden por un instante de la realidad y que sean sus palabras las que hablen por ellos. Estoy seguro de que al terminar se sentirán más positivos.

 Muchas gracias a Alberto por su tiempo y sus respuestas, y mucha suerte con sus proyectos, tanto editoriales como de escritura.



0 comentarios: